FISCALIA DEL ESTADO AVANZA EN EL CASO DE LA MUERTE DE UN HOMBRE POR MEDICAMENTOS PIRATAS CONTRA EL CANCÉR

La muerte de cáncer es una de las principales causas de mortalidad en todo el país y Aguascalientes no es la excepción, esta enfermedad que año con año crece cada vez más y una de las causas son los casos que la fiscalía general del Estado se encuentra investigando actualmente, la cual lleva un buen avance.

Esto respecto al fallecimiento de un hombre enfermo de cáncer y que según denunciaron sus familiares, su deceso se originó por el suministró de medicamento pirata.

Debido a esto la familia pide que se castigue con todo el peso de la Ley como corresponde a todos aquellos responsables que de manera directa o indirecta fueron parte de esta cadena de mala atención hacia quien al parecer tampoco se le mitigó el dolor que le provocaba su padecimiento crónico.

El Titular de la Fiscalía del Estado, Jesús Figueroa Ortega, sostuvo, que este tipo de casos y denuncias son poco comunes que se presenten ante la instancia que él encabeza, pues si bien ha habido asuntos en contra de lo que se presume un mal procedimiento médico, el que ahora se presenta por el suministro de medicamento presuntamente falso, no es habitual.

Por lo que, en caso de determinar alguna responsabilidad criminal en este caso, exigirá una sanción ejemplar a todos los que resulten responsables, no vamos a permitir que este tipo de actos tan inhumanos se lleven a cabo en nuestro estado, ni una víctima mortal por estos hechos.

En días pasados, familiares del ingeniero Julio Rea Lugo, dieron a conocer a EL HERALDO la denuncia presentada ante la FGE en contra de quien resulte responsable, abriéndose la carpeta de investigación CI/AGS/15463/07-21, y quisieron hacerlo público en reconocimiento al trabajo de la Fiscalía que ha avanzado en su investigación, pues logró identificar el laboratorio de los medicamentos presuntamente apócrifos que le fueron suministrados al fallecido y que le fueron entregados, aseguran, por la aseguradora con la que tenía el contrato de una fianza de Gastos Médicos, La Latino, Seguros S.A.

En su denuncia dieron a conocer que los medicamentos presuntamente apócrifos fueron Opdivo (Nivolumab) y Yervoy (Ipilimumab) del laboratorio Bristol Myers Squibb, logrando saber ellos que su gerente en México es Sandra Lucía Ramírez Aterhortúa, y el gerente general doctor Giovanni Caforio, que podrían ser llamados a declarar en torno a este caso.

En este sentido, Figueroa Ortega, puntualizó, que la investigación continúa y el primer paso es verificar mediante un examen si el medicamento suministrado realmente era para atender el cáncer del paciente y si realmente se trataba de un biológico, que no estuviera caduco y en el peor de los casos que fuera pirata.

Asimismo el Fiscal del Estado, detalló, “Estamos pidiendo la colaboración a la Ciudad de México, porque es allí donde están los laboratorios -del medicamento en cuestión-, que podrán decir si existieron lotes de ese medicamento, no es que no le crea a la familia, pero necesitamos probarlo, porque entre lo que se dice y se comprueba, puede haber muchas variantes”.

Por lo anterior La Fiscalía del Estado, está solicitando la colaboración del laboratorio, con información documental y que el Laboratorio indique si es que allí fue donde se vendió el medicamento al que se ha hecho referencia, y también verificar que fuera para el tratamiento en este caso, para el cáncer y si no estaba caduco de ser el caso.

Por lo que el Fiscal Figueroa Ortega, señalo, que se está esperando el laboratorio de la información acerca de este medicamento, ya que esta información es vital para tomar una determinación en este caso y dar respuesta a la familia del fallecido y por ende dictar la sanción correspondiente a quien resulte responsable, considerando que es una cadena que debe ser investigada, no sólo el laboratorio del que salió el medicamento, sino también quien lo compró para luego ponerlo en manos de quien lo recibiría para suministrarlo, pero “partimos primero si era medicamento, si estaba vigente y si era idóneo para el paciente con cáncer, como primer paso. Si ellos dicen que no vendieron el medicamento tendremos que seguir otra línea de investigación”.

Por su parte los familiares del ingeniero Julio Rea, fallecido, están al tanto del trabajo de la FGE y dispuestos a colaborar en lo que sea su competencia, para que los responsables de falsificar medicamento, se castigue con todo el peso de la ley y sobre todo que este caso sea el parteaguas para que las autoridades puedan seguir investigando y puedan poner tras la rejas a todos aquellos que realicen actividades similares y que este tipo de medicamentos no lleguen a manos de otras personas que sufren de alguna enfermedad crónica o cualquier otra, ya que puede ocasionar mas muertes. concluyeron