EXIGEN MAESTROS DE ZACATECAS CON MEGAMARCHA PAGO DE SU SALARIO.

con información de NTR NOTICIAS.

Con resultados que los manifestantes consideraron más simbólicos que reales finalizó una intensa jornada de protestas, bloqueos y confrontaciones en la ciudad. Esta vez, el reclamo fue por lo que acusaron como desinterés de las autoridades estatales para dar una solución a los miles de trabajadores que exigen el pago de su salario.

Las consignas de los inconformes resonaron en toda la ciudad: “Ya levántate, David”; “Dónde está, dónde está el que iba a acompañar”; “El paro laboral es culpa de Monreal”; “No somos uno, no somos 100. Gobierno monrealista, cuéntanos bien”.

Todas las movilizaciones arrancaron a las 10 de la mañana, cuando desde la avenida González Ortega partió la megamarcha, anunciada desde este lunes por dirigentes de los sindicatos educativos.

Ellos son el Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) Sección 58, Independiente de Trabajadores de Telesecundarias del Estado de Zacatecas (SITTEZ), Único del Personal Docente y Administrativo del Colegio de Bachilleres del Estado de Zacatecas (Supdacobaez) e Independiente de Trabajadores del Estado de Zacatecas (SITEZ).

Además, a éstos se unieron más de 15 mil de sus agremiados de distintos municipios, sin decidir, hasta ese momento, que las afectaciones no se limitarían a la paralización del Centro Histórico, sino de toda la ciudad.

“El trabajo todo lo vence”, se leía bajo el puente peatonal de la Plaza Bicentenario, desde donde líderes sindicales tomaron vialidades para repartir el contingente entre los cuatro puntos estratégicos para el transporte de Zacatecas y que bloquearon como señal de enojo y para ejercer presión.

Al llegar al bulevar López Mateos, los quejosos escalaron las acciones de presión, ante el reclamo de decenas de ciudadanos que, con impotencia y coraje, veían cómo los manifestantes detenían la circulación del primero de los cuatro puntos importantes que tomarían en el transcurso de la jornada.

Desde este sitio salieron otros grupos para cerrar las carreteras a Aguascalientes, Fresnillo y Guadalajara, con lo que cercaron a transportistas y conductores de vehículos particulares, que debieron esperar hasta por cuatro horas.

Esto fue así hasta que se levantaron los bloqueos; sin embargo, la tensión se sentía en el aire pues, aunque se pedían comprensión unos a los otros, ninguno daba su brazo a torcer.

La situación se tornó tensa en varios momentos, ya que manifestantes y quienes quedaron atrapados en el bloqueo casi llegan a los golpes, sin que hubiera en todo este tiempo ni un solo elemento de Seguridad Pública, de ningún orden de gobierno, para mantener control.

“Esto es lo que quieren ellos; que nos dividamos entre ciudadanos, también somos pueblo”, decía uno de los tantos automovilistas afectados que, mediante la conciliación, buscaba que el contingente los dejara pasar para que pudieran realizar sus actividades cotidianas.

Sin embargo, fue hasta las 14:30 horas que los representantes de los sindicatos recibieron una llamada en la que les pedían que dejaran fluir la circulación para que fueran a congregarse en la plancha de Plaza de Armas.

Miles de personas llegaron a ese punto del Centro Histórico de la capital, justo enfrente de Palacio de Gobierno; sin embargo, ahí también reprocharon que las autoridades de nueva cuenta los habían ignorado.

“Señor gobernador, no se trata de discursos y no se trata, como bien lo expresas, de que cada quien se haga responsable de sus dichos y de sus hechos. Lo que estás dando en la práctica, señor gobernador, es una falta de palabra y de cumplimiento en los hechos, porque tú eres el gobernador. Ya no estamos en campaña. Hoy estamos en un proceso en el que el Ejecutivo del Estado tiene que resolver los problemas de sus trabajadores”, afirmó Óscar Castruita, líder de la Sección 58 del SNTE.

“Él prometió que nos iba a acompañar. Yo le quiero preguntar: ¿dónde está el señor gobernador? Está dejando sola a la base trabajadora y al magisterio que le dio el triunfo en las pasadas elecciones. Y así le quiere pagar”, reprochó Gerardo García Murillo, del Supdacobaez.

Si bien los líderes sindicales se sintieron orgullosos de la fuerza mostrada, continuaron el llamado a tomar sus centros de trabajo y oficinas de recaudación municipales y estatal; no obstante, los trabajadores se fueron en incertidumbre.